Apnea y Sus Ojos

La apnea de sueño puede afectar tus ojos
(haga clic aquí para artículo original)


479941079.jpg
La apnea de sueño es una condición crónica en la cual la respiración se interrumpe durante el sueño. En la apnea obstructiva de sueño las vías respiratorias se bloquean, causando que la respiración se interrumpa por hasta dos minutos; ésta condición afecta a más de doce millones de americanos. Sus síntomas incluyen roncar fuertemente, jadear o ahogarse durante el sueño, dolor de cabeza en las mañanas y somnolencia durante el día.

La apnea de sueño afecta negativamente los frágiles y delicados vasos de los ojos, particularmente la retina, debido a fluctuaciones repentinas de presión sanguínea y niveles de oxígeno. Durante un sueño plácido la sistemática presión sanguínea se reduce lentamente. Los vasos de la retina se dilatan para coincidir con el flujo sanguíneo basado en las demandas de oxígeno y el metabolismo.

En la apnea de sueño obstructivo los niveles de oxígeno bajan rápida y dramáticamente. Los vasos de la retina responden dilatándose al máximo con el fin de prevenir daño retinal causado por la falta de oxígeno o isquemia. El cerebro, sin embargo, responde a la falta de oxígeno en la sangre y libera hormonas de epinefrina y norepinefrina que causan fluctuaciones dramáticas en la presión sanguínea. Estos episodios repetitivos de hipertensión durante la noche resultan en nidos de micro-infartos o mini accidentes cerebrovasculares y dañan el tejido de la retina.

La apnea de sueño acelera y agrava las anormalidades asociadas con el daño diabético de la retina. Los pacientes que padecen diabetes pueden desarrollar signos de alteración de flujo sanguíneo y micro infartos de la retina a pesar de tener un saludable nivel de azúcar. La disminución de oxígeno en la sangre en los capilares de la retina y tejidos de los ojos disparan una liberación de químicos que a su tiempo, podrían causar un edema macular –exceso de líquido en la macula- el centro de la retina en donde la percepción de imágenes precisas y claras ocurre.

La neuropatía isquémica óptica también ha sido asociada con la apnea de sueño. Esta condición describe un mini infarto del nervio óptico, la conexión directa de los ojos al cerebro. La hinchazón del nervio óptico debido a presión intracranial se reconoce como apnea obstructiva de sueño en pacientes que con frecuencia se quejan de dolor de cabeza cuando despiertan.

Recientemente la apnea de sueño ha sido identificada como un factor de riesgo independiente del glaucoma de ángulo abierto –presión elevada dentro del ojo hasta un nivel capaz de dañar el nervio óptico-, causando pérdida gradual de la vista. Los pacientes de apnea de sueño tienen el doble de posibilidades de adquirir glaucoma de ángulo abierto. A los individuos que padecen de apnea de sueño se les recomienda que se realicen estudios de glaucoma.

El síndrome de párpado flácido es uno de los más comunes desordenes oculares asociados con la apnea obstructiva de sueño. El noventa por ciento de los pacientes que padecen de síndrome de párpado flácido tienen apnea obstructiva de sueño. Los eventos de apnea impulsan a un cambio en la postura para dormir. Las grandes pestañas elásticas superiores son fácilmente distorcionadas y evertidas cuando están en contacto con la almohada. Estos pacientes se quejan de lagrimeo crónico, irritación de los ojos y vista borrosa; que es peor al despertar.